logo

34°03’57.8″N 4°58’15.5″W

Quizás sea uno de los sitios con el trabajo más exigente que he visto. Se llama curtiduría Chouwara y es una de las más grandes que creo que existen en el mundo. Esta en medio de la medina de la ciudad y las dos únicas maneras de entrar en ella es atravesando por ella desde la puerta Norte y llegando a una plaza donde la parte de abajo solo es para la entrada y salida de los trabajadores y la otra es accediendo a alguna terraza cercana de alguno de los edificios que hacen de muro con la curtiduría. Es fácil subir a una de ellas porque todos los edificios de alrededor son de venta de cuero y con el pretexto de ir a ver como se hacen las pieles, aprovechan para venderte alguna de las que ya tienen terminadas.

Cuando llegas a la terraza que te asignan puedes contemplar infinidad de fosas repletas de diferentes tintes naturales que componen un colorido paisaje con hombres por todas partes que se encargan de la coloración del cuero de los diferentes animales que se usan, ya sea cordero, buey, cabra o el camello. Por supuesto el olor es complicado de aguantar. Al fondo las casa de la ciudad con la llamada a la oración desde los mil minaretes que hay en cada esquina.

El primer paso que se realiza en la curtiduría es introducir las pieles en enormes cubas repletas de cal y excrementos de paloma, dejándolas en reposo durante varios días. Posteriormente se retiran los restos de pelo que queden adheridos a la piel y se procede a la coloración de las piezas introduciéndolas en grandes cubas rellenas de tintes naturales de diferentes colores. Una vez que las pieles se encuentren coloreadas y secas, pasarán a manos de los artesanos que se ocuparán de transformarlas en elaborados bolsos, maletas, zapatos y abrigos para la venta al público.

Ver Coordenadas 34°03’57.8″N 4°58’15.5″W

  • Compartir

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *